sábado, 13 de septiembre de 2008

Un pibe de 12 años.

Voy caminando, saltando charcos por la vereda y veo en el cordón los cascos del caballo; subo la mirada y veo el carro lleno de cartón y el pibe de 12 años sentadito mojado , cagado de frío.
Me mira.
Me pregunta ¿porque yo no?.
¿Porqué yo no puedo bajarme del carro y ser como los demás?
¿ Porqué esta mal que desee las zapatillas del prójimo?
¿Porqué me miran todos con cara de desconfianza, como si les debiera algo?.
¿Yo no me merezco ir a la escuela?
¿Porqué yo trabajo cuando los demás juegan y estudian ?
¿Porqué si soy un chico a nadie le importo?.
Me cuenta que se cruzan de vereda cuando el viene caminando , cree que le tienen miedo .
Me pregunta si se le nota mucho que es pobre, si se le nota que no come hace un día.
Me dice que el juega bien al fútbol, pero que con tanto trabajo ya no tiene tiempo para la pelota .
Tiene que darle plata a su mama para comprar unas chapas nuevas porque en la casa entra agua, me dice que tiene un montón de hermanos y que el quiere que vayan a al escuela, porque no saber leer es muy feo, que eso se lo dijo un hombre que sabia leer sabiendo que el no sabia.
El hombre le dijo "es muy feo que vos no sepas leer".
El le quería decir que tenia que trabajar y que no puede aprender a leer así nomas porque tiene hambre y aveces siente que se va a desmayar .
Le quería decir que tiene miedo cuando es de noche porque es chiquito y le pueden hacer algo, pero el tipo se fue y no le pudo decir nada entonces me lo dice a mi.
Me dijo mas cosas y todas sin hablar , me lo dijo con los ojos cuando me miró pasar por la vereda saltando un charquito, me lo dijo sin decírmelo y yo se los quería contar a ustedes . Porque sentí también que me dijo, contale a alguien que me siento mal y que a nadie le importa un carajo de mi.

2 comentarios:

chirola dijo...

Fue en un cafe de Retiro donde te acercaste a pedir unas monedas y yo te pregunte si querias sentarte.Eras unos de esos tantos que mendigan su inocencia como angeles excluidos de algun cielo perverso y extraño.Desde luego, no me conocias,y me reconforto compartir el encuentro.Porque vos, con tu corta edad, llevabas la mirada envejecida por estas atrocidades que, en breve tiempo, realizan en el cuerpo y el alma la devastacion que traen los años.
Cuando el alguna oportunidad he vualto al mismo cafe, te he buscado con el deseo de saludarte. Ya no estabas, pero te descubro en otros chicos, cuando al regresar de noche a casa, los veo hurgar entre las bolsas de basura, hundiendo en la inmundicia sus pequeños manos, destinadas a los columpios y a las calesitas.
Y encerrado en este viejo estudio, recordando cuando Rimbuad dijo "la verdadera vida esta ausente",sentado al borde la cama, vuelvo a ver el dibujito que me regalaste, y que yo supuse que era la casa de tus sueños, con flores, pequeñas ventanas y cortinas.Con una gran chimenea en el centro que largaba humo de colores, toda esa magia encantatoria de los niños que ni la miseria pareciera borrar.
He estado escribiendo estas lineas que probablemente nunca leeras;queria resguardarte de alguna manera. !Que horror, el mundo!.
Antes del fin, Enrique Sabato.
Leo esto en la hab. del hotel en Xiamen, justo despues de leer tu encuentro con ese nene que trabaja con su carro de ciruja.
Te quiero papa y a pesar de todo seguimos creyendo en la luz al final del camino, en nuestra amistad, en esos pequeños momentos vividos en todos estos años que nos conocemos. Gracias por estar siempre hermano.

mariano dijo...

Gracias a vos Adriancito.Ya me contaras bien de china, sos nuestro Marcopolo.Un abrazo hermano