domingo, 24 de febrero de 2008

Que lindo es ir a la feliz

Casi todos nos fuimos de viaje alguna vez. Casi todos fuimos turistas, llevamos la camara de fotos colgando , la cara del tonto que viene de afuera y mira todo impresionado, fuimos el tarado que salta bajo la nieve la primera vez que la ve, o el que tira bolas de nieve en bariloche ante la atonita mirada de un lugareño que piensa cada 20 segundos en matarnos pero recuerda que le damos de comer y se contiene.
Mi deseo en estas lineas es hablar de algo mas que un turista , me refiero al tipo que viene a mar del plata en enero, parece lo mismo pero no lo es, en la especie turistas estan los que van a cualquier lugar del mundo y los que vienen a mar del plata y en enero.
El turista que elige mar del plata es un ser sufriente, la costa atlantica es grande, enorme ¿Porque elegir mar del plata? una ciudad de 700000 habitantes, que en verano se convierte en un infierno del que afloran autos calurientos y seres humanos de cada recoveco no parece un lugar lindo para pasar los unicos 15 dias libres que tiene un trabajador en el año.
Hablo del turista del verano porque en invierno vienen los viejos que trae el pami ( temporada baja , mas barata) y se los lleva a todos con neumonia despues de la foto entre los lobos de la rambla frente a un mar bravio y helado.
La razon por la que los turistas vienen a mar del plata es para ir a la playa, sin playa no hay veraneo y es logico, el hombre y su familia desean descansar en la arena tibia bajo el sol y disfrutar de las olas y el mar.
Ir a la playa: Es el Cominezo del calvario; puede verselos como ekekos con bolsas colgando tratando de no trastabillar con las ojotas, los pibes corriendo alrededor esquivando a otros turistas que estan inmersos en la misma lucha, la mujer a la puteadas y con bronceador ya puesto desde la casa (eso es culpa de los medios que le dicen a la gente que el solo contacto con la luz solar sin crema alguna produce poco menos que la muerte, asi se explica un misterio añejo que nunca tuvo sentido. ¿Porque se pondria alguien el bronceador desde que sale de la casa ?)
Una vez llegados a la arena el tipo siente que se quema las patas , y tiene ojotas pero son las doce del mediodia y con ese peso que lleva encima no hoy ojota que aguante la arena si filtra por lo bordes. Se quema la patas literalmente (se han visto ampollas como huevos fritos en turistas desprevenidos) y desesperado busca sombra, no hay tiempo para reflexiones hay que encontrar lugar en el maremagnum de gente que ya ha clavado su sombrilla y entre tanto pisarle la sombra a otro. El tipo esta ardido en las patas, cargado de porquerias, trnaspirado y con los pibes rompiendole las bolas y la mujer respirando dificultosamente porque trae la heladerita que siempre es enorme.
Mira a los lejos y señalando con el dedo como uno imagina a Colon cuando vio tierra marca el lugar del futuro asentamiento con una linea imaginaria que parte del indice hacia el lugar vacio, y ahi se dirigen los pibes la mujer y el, ultimo el porque viene con mas peso y tiene que pasar entre todos los que estan tumbados a la voz de perdon y a razon de un perdon por paso.
Clavar la sombrilla: Puede parecer un asunto sencillo, pero no lo es. Turistas ya experimentados por fracasos anteriores traen consigo una herramienta similar a un sacacorchos gigante con la que sacan arena y dejan un agujero para enterrar la sombrilla. El hombre sufre, suda, enrrosca y desenrrosca la sombrilla luchando contra el viento marino que es persistente
casi simepre en mardel plata. Algo que no dejo de observar verano tras verano, los turistas en un porcentaje alto clavan las sombrillas contra viento. El viento que no repara en gente que no entiende la fisica se embolsa y el adminiculo aguanta aferrado a la arena hasta que la fuerza opuesta ejercida por el viento lo hace salir despedido por los aires. La sombrilla vuela y el despegue es simepre hermoso de ver. Se escuchan los gritos de hay dios mioooo y agarrala agarrala, la sombrilla tomo vuelo cuando caiga a tierra sera un arma mortal; se eleva y cae dando sucesivas vueltas y ahi confirman todos los de la playa que dios es argentino la sombrilla pico 4 veces y no lastimo a nadie se detuvo solita en el ultimo pique que fue en el mar.
Todo lo que dije recien no se aplica a algunos turistas, que mayormente he observado provienen del gran buenos aires, por alguna rara razon que no he podido descubrir aun, siempre buscan las piedras y se acomodan contra la escollera. Es un verdadero misterio y para esa clase de turistas todo lo antedicho no funciona, el hombre y su prole se afirman contra una roca que han ganado por llegar bastante temprano y ahi se quedan vegetando; usualmente no hay viento alli y se arman en la arena y contra la piedra una pequeña tiendita de nylon que es un verdadero horno. Sobra decir que el olor a escollera no es nada agradable el aire se filtra en los intesticios de las piedras y lleva el aroma de putrefaccion a las narices de los que han ganado sus piedras. Hay que reconocer que, extreñamente, ellos parecen disfrutar.
El almuerzo: Sombrilla clavada,niños a la vista, mujer que acomodo la heladera en la arena , todo parece estar en orden. Luego de unos minutos de relax la mujer dice..¿ comemos gordi?
Abre la heladerita y saca un pollo al espiedo con mayonesa y papas fritas. Comienza otro calvario, no para ellos sino para los que estan cerca. Ver a alguien comer pollo con las manos es desagradable pero en la playa con 32 grados de calor es horroroso los sonidos se agolpan en los oidos, si se comia de alguna manera en la edad media debia ser asi . El espectaculo es repuganante, el pollo se llena de arena y dan fe de eso las masticaciones los sonidos de las mordidas de arena. Nuestro turista sigue sudando y luchando contra la naturaleza y sus inclemencias, entre pollo, mayonesa, papas, arena, viento y gaseosa que se derrama en vasos inestables, descartables sobre la arena. Ahora si a disfrutar la siesta bajo la sombra y la brisa marina.
La siesta: Comieron, los chicos corren y juegan con la arena, la mujer lee una revista y nuestro hombre se tumba adormirse una siesta despues del almuerzo. Mientras trata de conciliar un sueño respetable en la reposera, llega a sus oidos el magico canto del cocacolero, del vendedor de pirulines, del heladero, del vendedor de cubanitos, del vendedor de churros. Pasa un tipo chiflando con chifles que tiene forma de pajaritos y simulan el sonido de aves y se lo sopla a 1 metro de la oreja. Finalmente no puede conciliar el sueño , putea se da un chapuzon y se queda mirando la nada, el dia transcurre, despues vendra el mate con galletitas .
Toma conciencia que en algun momento debera irse y comienza ya a sufrir a cuenta, lo que no sabe es que cuando se vaya le va a arder todo especialmente la espalda. Las primeras idas a la playa producen acaloramiento y quemazon aunque uno se cuide y el turista viene 15 dias y se quiere broncear asi que volvera escaldado y con todo el peso encima y las facturas en la mano, que las ira comiendo por el camino desde la bolsa de papel mientras le grita a los hijos que no cruzen la calle porque vienen autos sin cesar.
La noche: Debera salir a la petonal atestada de gente y autos, chocarse con los otros en un roce constante, nunca vera bien donde pisa y si se detiene a ver una vidriera sera chocado desde atras por un desprevenido caminante que lo mirara como dicendo porque no pones balisas, como si fueran autos los seres humanos.Puede ser victima tambien de algun pungista que abundan en verano y en la peatonal. Espectaculos publicos propios de la edad media deleitaran sus ojos. Un hombre que rompe vidrios de botellas y se trepa a un telefono publico para luego lanzarse descalzo sobre los filos y mostrar orgulloso sus patas sin un solo magullon seran las cosas que podra ver ademas de mendigos y lisiados en todas sus formas, pierna ausente, brazo, mano, ambos brazos, ambas piernas, gente en sillas de ruedas, cantates autoctonos y guitarristas, pintores de aerosol y gente disfrazada de teletubbie que se quiere sacar fotos con sus hijos, vendedores de globos atados uno con otro sin hilos , con el blobo mismo, llamados globologos. Ese es el panorama que deleitara su vista y sentidos , hasta que le de hambre y llegue la cena.
La cena: Para simplificarlo ira aun restaurante y el dialogo ser amas o menos el siguiente
-hola hay lugar somos cuatro?
-todo lleno jefe
-para cuento tengo?
-hora y media ......dos horitas
-bueno espero afuera ( con naturalidad o resigancion)
- bueno yo te anoto aca(libreta improvisada con orden al antojo del que anota) no te vayas por ahi que si se desocupa algo antes te llamo.
-ok me quedo por aca ( cara de resignacion o de culo cronica )
Bueno si todo lo que se describio no alcanza para entender porque un hombre no debe venir con su familia mar del plata en los unicos 15 dias libres que tiene en el año solo piensen en la vuelta por al ruta 2 a paso de hombre y la postal se completa en un infierno absoluto.
Soy marplatense y se que es antieconomico decir lo que sigue y se que al ente de turismo no le gusta que los marplatenses digamos estas cosas , pero me siento un hijo de puta si no lo digo. Turistas, amigos de otros lugares , por su salud y la de su familia no vengan mas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi tia Patricia siempre dice: mirale el lado positivo, pibe...; tal vez llamandote Claudio tu vida sea sorprendentemente buena, o, no..., no se, tal vez un dia llame a tu timbre la mujer de tu vida, que andaba tratando de aprovechar alguna de las oportunidades que da Claudio (el original), o te toque el timbre Nicolas Repetto y te llene de regalos a vos y no al otro Claudio, que se lo pierde por no tener numero, aunque mando la carta..., o empeza a vender boludeces, que se las ofreces al pasar digamos... Alegrate casi Claudio, no todos tenemos oportunidades tan maravillosas como la tuya.
O termina con el asunto poniendo el correspondiente numero con marcador en un carton cualquiera y pegalo en la puerta del Claudio o en la tuya pega uno que diga "toque al lado" o algo asi...
Cortita.

JuanKA

Anónimo dijo...

Espectacular, un descubrimiento dino de amiración, y essssta biennn!
Completamente de acuerdo, es la Argentina que nos dejó Perón que queré?

Paco Gerte

Anónimo dijo...

Mejor descripción que esa imposible.
Aunque disiento con vos...
Turistas vayan a Mar del Plata, es un lugar mágico.
Será que el escritor no tiene ganas de compartir...?

mariano dijo...

Ah si es eso no queria compartir..
¿ tanto se nota ? bueno al menos lo intente, igual esto no lo lee mucha gente, ya habia asumido el fracaso desde que colgue el escrito en el blog .

Alejandra dijo...

jaja es verdad